Sociedad del conocimiento negociación colectiva y cambio de modelo productivo.

La sociedad del conocimiento ha generado una creciente dificultad en la negociación colectiva que aparecen acompañadas por una creciente complejidad en las relaciones industriales, la recesión en el empleo ha sido tan virulenta que ha duplicado la tasa de paro, entre el cuarto trimestre de 2008 y el tercero de 2009, cada punto de contracción del PIB indujo una caída del empleo de 1,8 puntos porcentuales en España, mientras que en EU la destrucción promedio fue de 0,46 y nula en Alemania. Esta evidencia debería hacer pensar a los agentes sindicales sobre las rigideces de las instituciones del mercado de trabajo. Esta crisis, no es ya solo la crisis de caja, sino que también es la crisis del empleo, y esto es en parte como consecuencia de nuestro modelo productivo basado en el consumo, la demanda y en el intensivo crecimiento del factor trabajo, con escasos crecimientos de productividad. Un modelo especulativo que esta pasando un alto coste social.

La sociedad del conocimiento nos trae un mayor individualización de la relaciones laborales que afecta directamente sobre los sistemas de negociación, la crisis de representación sindical en las empresas, la estructura empresarial transnacional y la creciente descentralización y flexibilización de la división de trabajo internacional, todo ello aderezado por una estructura empresarial de micropymes y pymes con necesidades múltiples de flexibilización laboral.

La pérdida de masa salarial en relación al PIB, se evidencia con la caída producida en los tres primeros trimestres de 2009 que fue de 2,7 puntos en España, mientras que en EU es de sólo 0,5 puntos, en este contexto se introduce el dilema de poner mayores ajustes de salarios nominales y reales en las mesas de negociación, o si al respecto de si para estabilizar la economía y poner freno a la destrucción de empleo es necesario contener los salarios. O bien si son los salarios los verdaderos estabilizadores de la economía, si los salarios se mantienen o se incrementan, los costes laborales y de seguridad social de las empresa, tambien, lo que va a hacer por parte de las empresas que no se cree empleo. Ahora si la destrucción de empleo tiene origen en la contracción de la demanda, la caída de los salarios podría desencadenar una espiral deflacionista y un estancamiento que no se va a reducir el paro. Si esto fuera así las reivindicaciones sindicales tanto de mantener los  salarios como estabilizadores de la economía, o aceptar congelar los mismos, por la crisis sería abundar más en el viejo modelo productivo.

Las organizaciones empresariales se muestran con menos interés en llegar a acuerdos colectivos, ya que prefieren acuerdos individuales y sobre todo con trabajadores llamados del conocimiento. Las organizaciones empresariales históricamente se han constituido como reacción a la creación de un movimiento sindical. La configuración del sistema de negociación colectiva en las relaciones laborales depende del poder que tengan los sindicatos de sentar en la mesa de negociación a los empresarios. Los sindicatos se promulgan como instituciones del mercado de trabajo, pero los empresarios no quieren instituciones en los mercados. ¿Es esto la vieja lucha del capital y el trabajo? Si lo es, y se puede traducir a la sociedad de la información y del conocimiento, creemos que no, hay una crisis económica, política y social y también es cultural, las empresas tampoco quieren estas organizadas jerarquicamente, prefieren la organización en red, y los trabajadores también prefieren la red, la gestión de las empresas y negocios más rentables se consiguen con la colaboración de las personas, por lo que la gestión de personas y la gestión del conocimiento se hace con unas mínimas instituciones del mercado de trabajo, como la intermediación en la contratación y la Seguridad Social, esto es, no es tan problemático aquí la flexibilización numérica, como la intermediación, esto es, el poner en comunicación la oferta con la demanda de trabajo.

La flexibilidad tanto interna como externa, ha contado con la resistencia de los sindicatos, sobre todo la flexibilidad numérica o externa que acaba con el empleo, la contratación temporal, despidos jubilaciones anticipadas. La negociación de la flexibilidad interna, ya parte de planteamientos aceptados sobre la existencia de menos trabajo, como un apoyo inducido a la política de creación de empleo y de reparto del empleo, esto más bien, puede resultar según diversos análisis, que no se crea empleo flexibilizando y reduciendo el tiempo de trabajo, ya que si se reduce el tiempo de trabajo la empresa tendrá otras prioridades que las de crear empleo, como son que serán aumentar su productividad, introducir nuevas tecnologías y maquinas  deslocalizarse para conseguir, costes más baratos.

El modelo productivo para el crecimiento económico, tendrá que tener en cuenta entre otros; las dimensiones de la relación laboral como el cambio ocupacional, la erosión de las relaciones laborales estándar, y el surgimiento de las relaciones laborales atípicas; empleo temporal (mayor inestabilidad e inseguridad), trabajo por medio de ETTs, empleo a tiempo parcial, autoempleo, teletrabajo, trabajo por turnos, en proyectos, por misión, nocturnos, fines de semana, un conjunto creciente de complejidades que dificulta la defensa del interés colectivo. La liquidación de los modelos de producción y de crecimiento basados en sistemas de organización taylorista y la división del trabajo, junto con la crisis del sistema de relaciones industriales funcional, es el principio de un cambio de modelo productivo en el que los sindicatos tienen que adaptarse también a las transformaciones.

El sindicalismo no va a desaparecer, mientras haya explotación e injusticia social el trabajador necesitara organizarse para defenderse, pero en nuestras sociedades occidentales, esto necesita de redefinición en la sociedad de la información, tres son las características de esta transformación, una la globalización económica, otra es la flexibilización de las organizaciones y de los modos de ocupación e individualización de las relaciones laboral y la otra es la difusión de las redes como forma de organizarse más eficaz y adaptable a los cambios del entorno, para lo cual se sirven de Internet.

Anuncios

2 pensamientos en “Sociedad del conocimiento negociación colectiva y cambio de modelo productivo.

  1. Pingback: Sociedad del conocimiento negociación colectiva y cambio de modelo productivo. (via gestión del conocimiento) « gestión del conocimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s